"Avalon" una de las naves más maravillosas de la ciencia ficción en "Passengers".

"Avalon" es la nave espacial que veremos en el próximo Cine Joven, el 23 de marzo, en que se proyectará la película "Passegers". Con capacidad para alojar a 5000 pasajeros/as y 258 tripulantes en estado de hibernación, ha sido diseñada para realizar un viaje hacia otro planeta habitable: Homestead II. Es una especie de crucero espacial que tardará 120 años en llegar a su destino, razón por la que todas las funciones de trayectoria y mantenimiento han sido automatizadas, hasta que tripulantes y pasajeros/as despierten unos meses antes de arribar. Este artefacto ha sido ideado siguiendo el realismo científico que, para simular gravedad, debe girar constantemente y así aprovechar la fuerza centrífuga (si no, miren la ropa dentro de una lavadora centrifugando). Esta forma de "crear" gravedad se dan en la estación espacial "Endurance" de la película Interstellar, dirigida por Christopher Nolan,  y en la colonia "Elysium" que da nombre a esa misma película protagonizada por Matt Damon. 

El hombre de la barra es un androide fascinante:
Michael Sheen encarna un prodigio de la inteligencia artificial hecho barman, asunto que el mismo trailer desvela. Eficiente, lógico, amable, social... y, sobre todo, libre angustias existenciales y soledades más propias de seres humanos. A este actor lo hemos visto de vampiro (en la saga Crepúsculo), de licántropo (en la saga Underworld), y en muchas otras como un actor de reparto varias veces nominado en premios actorales.


Los protagonistas:

A Chris Pratt lo hemos visto últimamente en Guardianes de la Galaxia, en Jurassic World y en Los Siete Magníficos, las dos últimas proyectadas también en Cine Joven. Y, esta vez, en Passengers, nos hace de ingeniero mecánico que se despierta 90 años antes de la cuenta. Con lo que ello implica, veremos cómo se las arregla, qué hace, qué piensa, qué le aflige. Pero, no nos hagamos muchas ilusiones, puede que esta película no la hayan aprovechado bien para ahondar en estos temas humanos, se le podría haber sacado mucho más jugo. Quizás, los intereses de taquilla han dejado los personajes planos, lo que constituye un desperdicio sabiendo de la gran capacidad que poseen estos profesionales de la escena.
A Jennifer Lawrence ya la conocemos como la heroína de la saga Los Juegos del Hambre, constituida por cuatro películas muy juveniles y que han pasado todas por Cine Joven. También aparece en algunas de la saga X-Men, y en la divertida comedia de "El lado bueno de las cosas", entre otras. Lo dicho, podrían haber aprovechado más el registro de esta actriz, pero han querido abocar la trama hacia un romance del tipo "Titanic", que se amortigua con momentos tensos de acción y guiños a Gravity. Mejor verla y sacar conclusiones propias, porque esta cinta se deja ver muy bien, y más con olor a palomitas.

Fuentes consultadas:

No hay comentarios:

Publicar un comentario